Las almendras, además de ser un fruto seco exquisito, con mil y una posibilidades de combinar y ser utilizado en la cocina, poseen propiedades y beneficios que hacen de este alimento algo realmente extraordinario.

Las almendras son uno de los frutos secos más nutritivos del planeta. Su sabor, algo dulzón, aporta una serie de beneficios incuestionables a nuestro organismo. Su capacidad de ayudar a nuestro sistema inmunitario loas convierten en unas candidatas perfectas a ser consumidas a diario, siempre con moderación, sin abusar de ellas.

Tienen una alta capacidad de fortalecer los huesos, hidratar la piel, conseguir que nuestro cabello luzca más sano y brillante y, por si todo esto fuera poco, son unas grandes aliadas de nuestro corazón. No en vano, la Federación Española del Corazón recomienda encarecidamente su consumo habitual.

Pero, hablando de sus propiedades específicas, debemos mencionar que, las almendras, son muy ricas en fibras, proteínas, vitaminas B y E, grasas saludables, hierro, calcio y fósforo, entre otros.

Las almendras, además, son excelentes a la hora de mantener a raya a nuestro colesterol, ayudando a mantener unos niveles saludables del mismo.

Pero, si de algo se vanaglorian las almendras, es de su altísimo contenido en fibra, superando al de cualquier otro fruto seco.

Queremos hacer especial hincapié en su consumo moderado. No queremos atiborrarnos de calorías, que aún siendo saludables, pueden hacer que nuestro peso suba de manera considerable. Debemos tomar como referencia que 20 almendras, de un tamaño medio, nos aportarán unas 100 calorías. Eso sí, todas ellas cargadas de propiedades nutritivas y saludables.

Una de las cualidades más demandadas de las almendras es, sin duda alguna, su capacidad saciante. Ello, nos ayudará a mantener nuestro peso, sirviéndonos de un puñado de almendras, que además de aportarnos vitaminas y minerales, nos ayudará a quitarnos el hambre de un modo altamente saludable.

Por supuesto, cada uno es libre de emplear las almendras y comérselas como mejor le parezca, pero, parece que la manera más habitual es la de comérselas directamente, con piel incluida. Sin duda, el modo más sano y la mejor manera de disfrutar de este estupendo fruto seco.

Beneficios de las almendras

Excelentes aliadas de nuestro corazón

Tan es así, que según estudios llevados a cabo, las personas que consumen almendras con cierta asiduidad, unas cinco veces por semana, reducen las propabilidades de sufrir un infarto al corazón hasta en un 50%. Y no lo decimos nosotros, se trata de un estudio científico contrastado.

Excelentes para los dientes y huesos en general

Las almendras tienen un alto contenido en fósforo y magnesio, que de manera directa repercutirán en nuestros dientes y huesos. Pero además, se encargarán de cuidar nuestros músculos, combatiendo la ansiedad y favoreciendo el adecuado descanso.

Nuestro cerebro lo agradecerá

¿Sabías que las almendras, aparte de todo lo que te hemos comentado más arriba, son capaces de aumentar nuestra función cerebral? Así es. Las almendras, son capaces de mantener más lúcido a nuestro cerebro.

Buenas para el sistema inmunitario

En estos días, en  los que el sistema inmunitario es un foco de atención permanente, debido a la pandemia del corona virus COVID-19, debemos darte buenas noticias relacionadas también con las almendras. Y es que, este fruto seco, es capaz de combatir los síntomas de fatiga y cansancio, a la vez que aporta vitamina A, excelentes, a la vez, para desintoxicar el organismo.

Como ves, todo son ventajas con las almendras. Excelentes a cualquier hora del día y perfectas para cuidarnos. Estamos de suerte, por fin algo rico que casi no engorda y es perfecto para nuestro organismo!