Aún queda un poquito para el otoño. Notaremos como empiezan a bajar las temperaturas y nuestro cuerpo, poco a poco, nos irá pidiendo más energía, en forma de nutrientes y proteínas. Sin duda, los frutos secos son nuestros aliados principales para esto, aportándonos, además, omega-3, lo que será un refuerzo importante para la salud de nuestro organismo.

Te queremos recomendar 6 frutos secos que cumplirán a la perfección con el cometido de aportarnos salud a raudales.

Las almendras

Se trata de un fruto seco disponible durante todo el año, pero es ahora, en octubre, cuando más ricas y tiernas estarán. Es su época por antonomasia. Su aporte de nutrientes en este mes es altísimo, siendo idóneas para consumir en cualquier momento, siempre sin abusar, claro.

El aporte de las almendras para nuestros huesos es casi instantáneo, con tan solo 30 gramos, nos estaremos dando un “chute” de calcio, fósforo y magnesio importante.

Las castañas

Siempre en el recuerdo las castañas. Un fruto seco ideal para el invierno y el otoño. Aportan un extra de hidratos de carbono de absorción lenta, pero, además, nos trasladan a ese momento de comprarlas en la calle, recién tostadas, en un cucurucho de papel, listas para degustar.

Nostalgias aparte, se trata de un fruto seco ideal para ser asado, pero también perfecto para estofarlas con lentejas, boniato y setas.

Los pistachos

Hemos hablado muchísimas veces de los pistachos y de los beneficios que estos aportan a nuestro cuerpo. Pero, además, son un fruto seco ideal para ser consumido en otoño, ya que estamos en plena época de pistacho.

Su aporte proteínico es excepcional, ya que, tan solo 30 gramos de estos, nos generan un aporte de 6,5 gramos de proteínas.

Ricos en cobre, su aporte a nuestro sistema inmunitario está por encima de cualquier duda. Pero, además, son abundantes en vitaminas B6 y B1, fósforo y manganeso.

La nuez pecana

La nuez pecana es una variedad, americana, de nuestra nuez clásica. Su aporte de ácidos grasos es muy elevado, sobre todo de omega-3. Por ello, sus beneficios sobre el cerebro y el corazón son muy importantes.

Su consumo diario, en una cantidad moderada de unos 30 gramos, reduce el colesterol y los triglicéridos significativamente.

Las avellanas

La gran mayoría de los frutos secos son ricos en grasas poli insaturadas. El caso de las avellanas, sin embargo, es diferente. Su valor reside en las grasas mono insaturadas, com oes el caso del aceite de oliva, por ejemplo. Ello significa que tienen una gran capacidad de reducción de colesterol malo, y una virtud extraordinaria para aumentar el bueno, el HDL.

Los piñones

Es indiscutible el alto valor que los piñones aportan en la cocina. La capacidad de transformar una ensalada, añadiendo un toque realmente especial.

Pero, hablando de los beneficios que aportan a nuestro organismo, los piñones aportan una gran dosis de minerales, tales como el magnesio, el hierro y el cinc.

Una ración moderada de piñones, es capaz de proporcionar un 34% de vitamina E antioxidante, y también un 25% de la vitamina B1.

Estos son los frutos secos que, a nuestro juicio, más beneficios aportan a nuestro organismo en otoño, ya que preservan sus peculiaridades y sus propiedades mucho mejor.