Los frutos secos son un alimento básico en invierno, y por una buena razón. Además de ser el tentempié perfecto para picar en las frías noches de invierno, los frutos secos están repletos de nutrientes, desde grasas poliinsaturadas hasta vitaminas y nutrientes esenciales. Incluso si no son su tentempié preferido para el frío, los beneficios de estos 11 frutos secos más favorecidos del invierno te harán querer coger el paquete más cercano:

1- Cacahuetes

Además de ser relativamente más baratos, los cacahuetes contienen fitoesteroles, ácidos grasos monoinsaturados, manganeso y triptófano -un aminoácido- que ayudan a reducir los tumores cancerígenos, a equilibrar los niveles de colesterol y azúcar en nuestro organismo y a reducir la depresión. Además, la L-arginina presente en los cacahuetes estimula la liberación de hormonas de crecimiento, lo que puede ser beneficioso para combatir la caída del cabello.

2- Nueces

La melatonina biodisponible en las nueces ayuda a regular el sueño, lo que las convierte en un excelente tratamiento para el insomnio. Las altas concentraciones de vitaminas B y E ralentizan el proceso de envejecimiento y aumentan la eficacia de la memoria. Ampliamente conocidas por contener ácidos grasos omega-3, las nueces son buenas para el cabello en tiempo seco. También tienen el beneficio añadido de reducir la deficiencia renal y regular la frecuencia urinaria.

3- Almendras

Aunque son ricas en calorías, las almendras tienen un efecto laxante, por lo que ayudan a aliviar el estreñimiento crónico. Ingrediente habitual en la medicina tradicional china, las almendras previenen los problemas respiratorios y curan la tos y los resfriados en invierno.

4- Avellanas

Un fruto sorprendente, las avellanas son ricas en proteínas, hidratos de carbono, vitamina E, minerales y fibra de azúcar, que son beneficiosas para la reducción del colesterol y la prevención de varios tipos de cáncer, como el de colon, próstata y mama. Los minerales presentes en las avellanas ayudan a aliviar la falta de apetito, la fatiga y la debilidad tras la enfermedad.

5- Pistachos

Ricos en vitamina E, los pistachos protegen la piel de los rayos UV, una de las principales causas del cáncer de piel. Los antioxidantes presentes en los pistachos también previenen el envejecimiento de la piel al neutralizar los radicales libres. La importante presencia de carotenoides luteína y zeaxantina -componentes importantes para el tratamiento de enfermedades oculares- es una característica exclusiva de los pistachos.

6- Anacardos

Los anacardos tienen un contenido de grasa comparativamente más bajo y pueden ayudar a perder peso si se comen con moderación. Los ácidos grasos insaturados como el linoleico y el linolénico presentes en los anacardos desempeñan un papel importante en la prevención de los accidentes cerebrovasculares y la arteriosclerosis. También poseen propiedades antienvejecimiento debido a la presencia de vitamina E.

7- Castañas

Las castañas son un componente eficaz para tratar la hipertensión, las enfermedades coronarias y la osteoporosis debido a la abundancia de vitaminas, minerales y ácidos grasos poliinsaturados. Además, nutren los riñones, el estómago y la sangre.

8- Semillas de sésamo

Las semillas de sésamo contienen una multitud de cosas beneficiosas que incluyen, entre otras, vitamina B1, grasa saludable, colesterol saludable, fibra y calcio. Las semillas de sésamo también tienen propiedades anticancerígenas. El consumo de semillas de sésamo controla la presión arterial, aumenta la inmunidad y fortalece el corazón. Las semillas de sésamo se pueden consumir con un. También mantienen el cuerpo caliente en invierno.

9- Semillas de chía

Las semillas de chía ayudan a controlar la diabetes y a mantener alejadas las enfermedades del corazón gracias a los abundantes aminoácidos, fibras y nutrientes beneficiosos que contienen. La semilla de chía también puede ayudar a reducir el peso, ya que absorbe el agua del cuerpo. Los niveles de azúcar en la sangre también pueden ser regulados por el consumo de semillas de chía.

10- Semillas de calabaza

Debido a la abundancia de fibra, vitamina A, K y C en la semilla de calabaza, proporciona un buen sueño y previene la aparición de la diabetes. Puedes utilizar esta semilla crujiente en tu sopa, ensalada, etc.

11- Piñones

Los dietistas clínicos de la India dicen que los piñones están cargados de nutrientes vitales y pueden ofrecer una gran cantidad de beneficios para la salud. Son uno de los frutos secos más saludables que puedes consumir en invierno, ya que contienen una abundante cantidad de fibra, vitamina A, zinc, hierro y magnesio que te ayudan a mantenerte sano. Estos frutos secos se pueden utilizar en tus ensaladas, galletas saludables y postres como un aderezo extra para potenciar tu salud.

Los piñones también ayudan a perder peso y a eliminar la grasa del vientre. Son una excelente opción para aquellos que buscan ponerse en forma. La salud hormonal también se puede mantener con el uso de piñones, ya que están cargados de zinc. El zinc también ayuda a la inmunidad y a la cicatrización de las heridas, según los dietistas, por lo que deberían incluirse en los planes dietéticos sin dudarlo.