Esto es lo que hay que saber para reforzar el sistema inmunitario y mantener la salud en óptimas condiciones durante los meses de invierno.

A medida que se acercan las noches, sin duda pensamos en tortas calientes, guisos y asados y otros alimentos reconfortantes para el invierno.

No hay nada de malo en darse un pequeño capricho durante los meses de invierno, pero ¿cómo asegurarse de obtener toda la nutrición que el cuerpo necesita para combatir los resfriados y la gripe?

La dieta es crucial para la salud en tiempos de frío

Los nutricionistas, afirman que nuestra dieta es crucial para reforzar nuestro sistema inmunitario. Pero también es importante ser positivo, hacer ejercicio y dormir bien. Tómate un tiempo para evaluar tus hábitos de vida. El exceso de trabajo y la falta de descanso, ejercicio y sueño tienden a agotar nuestra energía y nuestra fuerza. Esto puede dejarnos más vulnerables a las influencias externas. Para conseguir vitalidad durante los meses de invierno, asegúrate de darte tiempo para relajarte, hacer ejercicio e intentar dormir bien, tanto en cantidad como en calidad.

Elige la avena para el desayuno

Empieza el día con un desayuno saludable de liberación lenta, que te mantendrá lleno de energía hasta el almuerzo. Los copos de avena calientes son una forma estupenda de empezar la mañana; prueba a añadir frutos secos o semillas y alguna fruta de temporada de invierno, como manzanas, peras, arándanos o dátiles.

Elige frutas y verduras ricas en vitamina C

Añade a tus comidas alimentos como los boniatos, los tomates, los pimientos rojos y los cítricos, ya que contienen vitamina C, que desempeña un papel importante en el sistema inmunitario y en los niveles de energía, especialmente importante si haces ejercicio con regularidad.

Busca fuentes de zinc, como las espinacas

Durante los meses de invierno, podemos entrar en contacto con virus que pueden causar resfriados o gripe. Por eso, es importante que nuestro sistema inmunitario funcione con normalidad y el zinc contribuye a ello. Alimentos como las ostras, las espinacas y las legumbres son buenas fuentes de zinc.

Come más alimentos ricos en hierro, o toma un suplemento

Las carnes rojas, las lentejas y las verduras de hoja verde son buenas fuentes de hierro, que contribuye a la salud del sistema inmunitario. Si no cubres todas tus necesidades de hierro sólo con los alimentos, considera la posibilidad de tomar un suplemento alimenticio de hierro natural.

Aumenta tu consumo de pescado, huevos y queso

Pescados como el salmón y el bacalao, así como la leche, los huevos y el queso, son una gran fuente de vitamina B12. La vitamina B12 contribuye al funcionamiento normal del sistema inmunitario y también contribuye a reducir el cansancio y la fatiga.

Cambia los alimentos azucarados por tubérculos y sopas dulces

A veces los meses de invierno pueden hacernos recurrir a «alimentos reconfortantes» cargados de azúcar que pueden ser malos tanto para nuestra cintura como para nuestros niveles de energía. Sin embargo, hay muchos alimentos de invierno que son nutritivos y reconfortantes: prueba las verduras de raíz asadas, que son deliciosas y dulces, o las sopas repletas de verduras, que son estupendas para la hora de comer, especialmente con mucho ajo o jengibre.